Instituto Nuestra Señora del Sagrado Corazón
Escudo

Instituto Nuestra Señora del Sagrado Corazón A-23

Asociación Carmelitas de la Caridad

CONGREGACIÓN




Breve historia de la Congregación

El 26 de febrero de 1826 se pone en marcha el “sueño” que Joaquina abrigó durante mucho tiempo. En su carta fundacional leemos “Quisiera abrazar las necesidades de todos los Pueblos”

La espiritualidad que vivió Joaquina fue la experiencia profunda y cotidiana del amor de Dios Padre Ésta fue la brújula que orientó la vida de Joaquina. Esta experiencia espiritual y el contacto directo con el dolor de los enfermos y marginados y con la exclusión cultural de la mujer, suscitó en ella el deseo apasionado de reproducir en su vida ese rostro compasivo del Padre, del Hijo y del Espíritu.

En pocos años, la acción de las comunidades de Joaquina se hizo presente en los pueblos de la Cataluña rural de entonces. La sencillez evangélica de las Hermanas, su cercanía a la gente, su abnegación y su buen hacer al servicio de los más pobres en el campo de la educación de la mujer, de la salud y de la acción social, las hicieron creíbles y deseadas en muchas partes

Cuando Joaquina murió –el 28 de agosto de 1854- a los 71 años de edad, dejaba tras sí una presencia consolidada de 27 comunidades y unas 150 hermanas.

Los cuatro puntos cardinales son nuestra dirección. En pequeñas comunidades y en redes solidarias, Vedruna camina itinerante, al modo de Joaquina, sin rehusar frontera alguna en el mapa de la humanidad.

Una generación tras otra se ha enriquecido con la experiencia y aportaciones de quienes se han ido incorporando al proyecto que nació con Joaquina. Como ella soñó, su pequeño grano de mostaza es hoy un árbol frondoso que “acoge gentes venidas de todas partes”, un espacio de vida renovada puesto al servicio del Evangelio con presencia en África, Asia, Europa y América.